Realfooding, la comida de la gente real -

Realfooding, la comida de la gente real

realfood

Este estilo de vida que se ha convertido en la última moda en redes sociales triunfa entre todo tipo de públicos

Si nos sigues desde hace tiempo o estás concienciado con lo que comes, seguro que conoces los términos ‘realfooding’, ‘realfooders’ o ‘salir de Matrix’. Si no eres ese tipo de persona y lo que te estoy contando te suena a chino, pero realmente te interesas por lo que le metes a tu cuerpo en cada comida, este post también te interesa. ¡Sigue leyendo!

En primer lugar, deberemos aclarar qué es eso del ‘realfooding’. Como te estarás imaginando, es algo muy sencillo y que su propio nombre nos indica: comida real. De esta forma, lo definimos como un movimiento basado en que comamos comida real y dejemos de lado los ultraprocesados (tranquilo, más adelante te explicaré qué son los ultraprocesados). El realfooding no es una dieta ni una serie de alimentos que debamos comer si o si, sino que es un estilo de vida, centrado en la lucha para que seamos conscientes de lo que nos llevamos a la boca.

verduras realfooding
Las verduras son un claro ejemplo de realfooding, pero no el único

Pero no te pienses que esto, al ser un movimiento reciente, es una moda moderna en la que tengamos que contar con ingredientes raros o difíciles de encontrar. No te engañes, que es algo tan simple como volver a la típica comida de la abuela, al puchero y a todas esas comidas que nos hacían nuestras abuelas sin necesidad de ningún tipo de aditivo o producto extraño.

Realfooding, la solución a innumerables enfermedades

Y lo más probable es que te estés preguntando porqué te cuento todo esto o que importancia tiene en tu vida diaria si tu ya estás contento con lo que comes. Pues bien, el caso es que varios estudios médicos han concluido que reducir la ingesta de ultraprocesados previene la obesidad, la diabetes de tipo 2 y varias enfermedades, entre ellas el cáncer. Además, el hecho de alimentarnos con comida real nos da una mayor cantidad de nutrientes, lo que se traduce en más energía. ¡COMIDA REAL = VITALIDAD!

tomates realfooding
Un tomate de huerta te va a dar mucho más sabor que cualquier salsa de tomate

Y si todavía no te has convencido, te cuento otra cosa más. La comida real tiene mucho más sabor, nos permite disfrutar de una auténtica explosión de sabores en nuestra boca. ¿No te lo crees? Te pongo un ejemplo, cuando te comes un tomate, sabe a tomate ¿verdad? Esto es comida real. Pero… ¿cuando tomas kétchup, realmente te sabe a tomate? Está rico, no te digo que no, pero el sabor del tomate no nos explota en la boca. De esta forma, te he explicado muy brevemente la diferente entre comida real y ultraprocesados, sigue leyendo que te lo cuento mejor.

Muchas veces hemos recibido comentarios que decían “esa dieta moderna” o “seguro que pasas hambre”. ¡Es todo mentira! La filosofía del realfooding, como uno de sus abanderados nos cuenta (Carlos Ríos, del que hablaremos más adelante), es ser consciente de lo que comemos. Nada de todo lechuga, nada de todo verde, nada de quedarse con hambre… simplemente comer comida real, de la que encontramos en la huerta o de la que no ha pasado por ningún tipo de proceso industrial.

Y entonces, ¿qué puedo comer?

Bien, yo se que lo que más te interesa es qué alimentos son reales o cuáles no. Lo primero que debes saber es que debemos diferenciar la comida en tres tipos: comida real, buenos procesados y ultraprocesados. Como ya hemos mencionado anteriormente, la comida real es aquella que no ha pasado por ningún tipo de proceso industrial que haya cambiado su calidad o composición. Así, en el grupo de comida real podemos encontrar verduras, hortalizas, frutas, frutos secos, legumbres, pescado y marisco, tubérculos, carnes sin procesar, huevos, cereales hierbas, especias, semillas, cereales 100% integrales, café e infusiones. Un buen ejemplo de comida real podría ser un taco de atún.

En segundo lugar, tenemos los denominados buenos procesados, aquellos alimentos que han sido modificados simplemente para que aguanten más tiempo o mejoren su sabor. Esto se consigue añadiendo sal, aceite, azúcar o fermentando el alimento. ¡Pero ojo! No pueden disminuir la calidad del producto, solo aumentarla. Entre estos encontramos el aceite de oliva virgen extra, panes 100% integrales, chocolate negro, leche UHT, yogures, legumbres de bote, pescado enlatado, jamón ibérico o comida real congelada. Así, si seguimos con el ejemplo anterior, una lata de atún es un claro ejemplo de buen procesado.

atún realfooding
Nuestra ensalada mediterránea lleva atún en lata, ejemplo de buen procesado

Los ultraprocesados, el engendro del mal

Y por último, los ultraprocesados. La gran mayoría de las personas piensan que con ultraprocesados nos referimos exclusivamente a bollería industrial. Pero se equivocan… estos son todos aquellos alimentos que lleven detrás procesos industriales complejos así como una gran cantidad de conservantes, edulcorantes, aditivios, potenciadores de color, etc. Si encuentras un alimento con más de 5 ingredientes, estarás ante un ultraprocesado casi seguro. Varios ejemplos de estos “alimentos del mal” son las galletas, la bollería, las pizzas industriales, dulces y chucherías, patatas fritas, pescados procesados, salsas comerciales… ¡hasta los que te dicen que sirven para adelgazar!

¿Cuál es el verdadero problema de estos alimentos? Que cada año se consumen más y las enfermedades provocadas por ellos van en aumento. Por eso, tenemos que “salir de Matrix” y ser conscientes de lo que comemos, es decir, salir de ese infierno en el que la comida nos hace año y disfrutar comiendo, pero con cabeza.

Realfooding, el estilo más de moda en redes

Este término, el “salir de Matrix”, fue acuñado por Carlos Ríos, uno de los gurús en esto del realfooding. Nacido en Huelva y graduado en nutrición humana y dietética, este emprendedor apuesta por un estilo de vida basado en la comida real, para que todos seamos conscientes de lo que comemos. Es por ello que creó su página web llamada realfooding, a través de la cual ofrece consultas sobre nutrición en general, especializada en el ámbito del deporte, clínica, psicología y psiconutrición.

Pero esto no acaba aquí y es que el #eatrealfood se ha puesto de moda, tanto que si entramos en Instagram y ponemos este hashtag encontraremos miles de recetas apetecibles y trucos para llevar ese estilo de vida basado en la comida real. ¿Y quien se encarga de crear todo este contenido? Pues los ‘realfooders’ y sí, como te estarás imaginando, estos son los que comen comida real. Qué fácil, ¿verdad? Pues recuerda que si eres o quieres ser un auténtico realfooder puedes venir a Salad Planet y te prepararemos una ensalada o wrap con comida de verdad, de esa que explota en el paladar. Más fácil ya si que no te lo puedo poner…

garbanzos realfooding
Desde Salad Planet contamos con varios ingredientes de comida real, como los garbanzos

My Real Food, el nuevo Instagram de la vida sana

¿No te he convencido todavía? Pues con lo que te traigo ahora, estoy segura de que te vas a hacer un auténtico realfooder… y esto es ¡My Real Food!, una app gratuita creada por Carlos Ríos cuyo objetivo es que salgamos de Matrix y creemos comunidad entre personales reales. ¿Cómo? Te cuento, la app es una especie de red social, como un Instagram de la vida sana, para que nos entendamos. Por un lado, nos ayuda a crear comunidad, subir fotos, seguir a realfooders, subir recetas, etc. Pero es que además nos registra los alimentos y las comidas de manera que sepamos perfectamente qué porcentaje de ultraprocesados, buenos procesados y comida real hemos ingerido en una semana.

Espera, que hay más. My Real Food está triunfando principalmente porque es capaz de escanear cualquier alimento con la cámara del móvil. De esta forma, nos dirá cuál es la información nutricional de ese alimento, qué tipo es… ¡y hasta las calorías que tiene! Además, nos da varios hábitos saludables a seguir muy recomendables. Vaya, que si quieres convertirte en un auténtico realfooder tienes que tener esta aplicación en tu móvil.

Creo que con todo lo que te he contado, te has convencido de pasar del lado oscuro al lado real. Y si no, te animo a que sigas en redes sociales a realfooding… con la pinta que tienen todas sus recetas, seguro que te enamorarás de la comida real.

Realfooding, la comida de la gente real

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba