Mindful eating: qué es, beneficios saludables y cómo empezar

Vivimos en una sociedad ajetreada que a menudo nos lleva a hacer todo con prisa y sin parar a disfrutar de lo que tenemos delante. El momento de comer no es una excepción, ya que con frecuencia comemos con prisa y al mismo tiempo que hacemos otras actividades. En este panorama se ha puesto de moda una nueva práctica saludable que invita a parar a contemplar, disfrutar y prestar atención plena al acto de comer: el mindful eating.






¿Qué es el mindful eating?


Muchas veces comemos con prisa, mientras vemos la tele, miramos el móvil o trabajamos delante de nuestro ordenador. Estas formas de comer no nos permiten ser conscientes.

El mindful eating o la alimentación consciente es una forma de meditación que nos ayuda a estar presentes en el acto de comer. Consiste en prestar atención a los sabores, colores y la textura de la comida, así como a las señales de hambre para saber cuándo dejar de comer.


Beneficios del mindful eating

  1. Distinguir el hambre físico del emocional. Si comes por ansiedad o aburrimiento, el mindful eating puede ser la pieza que te falta para conseguir una relación saludable con la comida. Al prestar atención a las señales de tu cuerpo mientras comes, puedes identificar cómo te sientes y si realmente tienes hambre, o tus ganas de comer son una consecuencia de tus emociones.

  2. Saber cuándo dejar de comer y evitar atracones. Si comes más despacio y sin distracciones, podrás darte cuenta de que no tienes más hambre. Esto, por otro lado, puede ser una manera de perder peso, ya que podrás evitar comer más de lo que tu cuerpo necesita.

  3. Saborear y disfrutar más de los alimentos. Comer más despacio, parándote a fijar en los olores, colores, textura y sabor de los alimentos hará que disfrutes más de tu plato y convertirá el acto de comer en una actividad mucho más placentera.

  4. Gana en salud. Al prestar atención a las señales de tu cuerpo, tendrás más oportunidades de identificar qué alimentos te aportan energía, salud y felicidad y cuáles te restan.

  5. Mejora la concentración. El mindful eating no solo consiste en prestar atención a la comida y a lo que siente tu cuerpo mientras comes. También consiste en dejar de pensar en otras cosas. Al principio, será inevitable que otros pensamientos y preocupaciones crucen por tu mente mientras comes, pero con el tiempo y la práctica aprenderás a apartarlos y seguir prestando atención plena a tu plato. Esto, a la larga, mejorará tu concentración en otras tareas, ya que habrás adquirido el hábito de apartar los pensamientos que no tienen que ver con lo que estás haciendo en ese momento.


Cómo empezar a comer conscientemente en 4 pasos


Paso 1: Lo primero que tienes que hacer es entrar en un estado de relajación. Aunque sea de forma inconsciente, muchas veces llegamos a la hora de comer estresados. Inhalar y exhalar profundamente varias veces te ayudará a destensar el cuerpo y a desacelerar el ritmo que has mantenido durante el día.

Paso 2: Deja de pensar en las tareas pendientes. Muchas veces, cuando nos ponemos a comer, inconscientemente nos ponemos a pensar en las pequeñas tareas pendientes como “después tengo que poner la lavadora” o “tengo que enviar ese correo”. Retenemos esos pensamientos porque tenemos miedo a que se nos olvide. Por eso, lo recomendable es apuntarlos en una libreta antes de ponerte a comer, para poder enfocar toda tu atención en el plato.

Paso 3: Aparta las distracciones: guarda el móvil y apaga la televisión. Este paso es realmente importante para comer conscientemente. Si comemos mientras hacemos otra cosa, existe un gran riesgo de terminar comiendo demasiado rápido y en exceso.

Paso 4: Empieza a comer despacio. Fíjate en los olores y saborea la comida. Intenta masticar despacio y durar más de 10 minutos terminando el plato. Presta atención a las señales de saciedad para saber cuando dejas de tener hambre.


Estos cuatro pasos aplicados cada día te ayudarán a mejorar la relación con la comida y tu calidad de vida. Esto no sucederá de la noche a la mañana. El mindful eating es un hábito que se adquiere con el tiempo y una técnica que al principio requiere de cierto esfuerzo al tener que ser capaz de apartar otros pensamientos y preocupaciones mientras comes. Sin embargo, es una técnica que cada día será mucho más fácil de aplicar y te ayudará a conseguir una vida más placentera y saludable.


Horario

 

Lun - Vie → 9h30 - 17h30

Sábados  →   11h   - 17h30

Síguenos